Insomnio

insomnio

El insomnio puede ser una cuestión psicológica, fisiológica o mas motivos, hablare de mi vivencia que seguramente hay mas personas que se van a identificar conmigo.

A raíz de fiebres altas que tuve desde el nacimiento mis horas de sueño se veían interrumpidas, para darme medicamentos, luego fueron surgiendo mas cosas como el hecho de no poder dormir sin compañía de mi madre, lo cual hare una breve sugerencia a los padres que creen que dormir con sus hijos mucho años es positivo, considero desde mi opinión que no, porque el apego se vuelve inseguro y ansioso, no en todos los casos será así y entiendo que las figuras de protección hagan lo mejor que saben.

Otra dificultad mas llorar mucho, miedo a la oscuridad, empecé a analizar lo que pasaba en diferentes contextos tanto en casa como en el colegio. Pensaba que con los años mejoraría mi hora de descansar. Al contrario el tener pensamientos en bucle hizo que me molestaran mas las noches, cuando empecé con los síntomas de la ansiedad  las noches eran una tortura llena de pesadillas, pensamientos intrusivos, deseando que amaneciera.

Al principio opte por salir a realizar deporte por la madrugada, pasar horas en internet, leer etc. Cuando pasaba quizá unos cuatro días durmiendo mal y saber que eso perjudicaba mi estado anímico pensé no me funciona nada, iré al médico, cabe enfatizar la gran enemiga que tenemos dentro de la cabeza, la mente, que si te descuidas empieza hacerte inventarios de sucesos negativos e incluso de crear escenarios que no pasaran. Mantiene al cuerpo en alerta e hipervigilancia, luego se te dificulta realizar las tareas diarias o te irritas con mas facilidad. Ahora duermo mejor sin optar a medicamentos para ello excepto, mi infusión de menta que no puede faltar.

Deja una respuesta