Olvídame

Olvídame

Ni contando mil veces esta historia fallida, se me olvida la marca de tristeza, tus palabras o promesas, efímeras como el mismo tiempo.

No volverás a tener mi presencia, no es amenaza es sentencia.

Te di mis mejores canciones, versos y besos, reafirmaste mis miedos, si dije que quizá en otra vida, hoy me arrepiento, no quiero repetir este sentimiento.

Si he llorado no es de dolor; es de rabia, por haberte dado el consentimiento, para destruir lo más bonito, que no creo que vuelvas a vivir.

No te deseo mal, ojalá puedas sanar, para que no pierdas otra oportunidad, que la vida te desea dar con alguien más.

Me pediste que me fuera y me quedé sabes ¿por qué?, porque eso es el amor, tu en cambio te fuiste a la primera, no quiero cobardía. No me vengas con fantasías, olvídame se acabó.

Deja una respuesta