Soledad

Buscando respuesta me encontraste… Sabiendo mis pensamientos, hicimos contraste entre errores y remordimientos. Querida he ido contra el tiempo, casi siempre en huida suponiendo que era mi enemiga, gracias por tu cercanía.

O quizá ya convivia, tu sombra en mi rincón, cada vez que he querido guardar mis sollozos en un cajón… Venias tu a decirme que nos teníamos la una a la otra.

Para aprender para no decaer, en este laberinto brusco y abstracto de la existencia, nada lo explica, ni teoría, ni filosofía ni ciencia.

Tenia un concepto de ti distinto, de ti en mis días, hoy por hoy se que sueles dormir conmigo aun si querer dormir con nadie.

Creas en mi una foto que ni yo reconocía, tan dulce, tan fría, tan luminosa y tan sombria. Haces que sepa elegir mejor una compañía. Sales todas las tardes a mi espalda para ver puestas de sol, para correr entre suspiros nostálgicos.

 

En agradecimiento por lo que sí y por lo que no pasó, en mi desprendimiento de mis facetas, en cada línea de mis escaletas de verso. Soledad no quiero ser mas tu oponente, déjame ser la niña y mujer recurrente cada vez que no me encuentre.

 

Daniela 05/2020

Deja una respuesta